martes, 2 de diciembre de 2008

Aceptación


En el pueblo donde vivía el gran Maestro Zen Hakuin, una joven se quedó embarazada. Su padre la presionó para que revelara el nombre de su amante y al final, para escapar del castigo, la joven dijo que era Hakuin.
El padre no dijo nada más, pero cuando nació el niño se lo llevó a Hakuin, se lo arrojó y le dijo: "parece que éste es tu hijo", agregando toda clase de insultos.
El Maestro Zen sólo dijo: "¡Oh! ¿es así?" y tomó el bebé en sus brazos. A partir de este momento a dondequiera que iba, llevaba el bebé consigo, envuelto en la manga de su túnica. En noches de lluvia y de tormenta iba a mendigar leche en las casas vecinas. Muchos de sus discipulos, considerándolo un hombre acabado, se volvieron en contra suya y lo abandonaron.
Hakuin no dijo una sola palabra.
Mientras tanto la madre sintió que no podía tolerar la agonía de estar separada de su hijo. Confesó entonces el nombre del verdadero padre y el padre de la joven corrió a ver a Hakuin y se postró ante él rogándole que le perdonara.
Hakuin sólo dijo: "¡Oh! ¿es así?" y le devolvió al niño.


"Esto es aceptación. Todo lo que la vida trae está bien, absolutamente bien. Esta es la cualidad del espejo: nada es bueno, nada es malo, todo es divino. Acepta la vida tal como es. Aceptándola, los deseos desaparecen, las tensiones, el descontento, desaparecen. Aceptándola, uno empieza a sentirse alegre sin razón alguna."


(Imagen y texto extraido de "Osho Neo-Tarot")

18 comentarios:

Nora dijo...

Raquel, gracias por tu visita y comentario!!Veo que hay bastante que me interese por aquì.
Regresarè.
Gracias!!
Nora

Bacdiras dijo...

La aceptación, el fluir, qué bello cuando se hace con entrega auténtica a lo que te está sucediendo.
Es una historia preciosa.

Un besillo.

Raquel dijo...

NORA: Hola, bienvenida Nora, será un placer tenerte por aquí cuando quieras.
Saludos.


BACDIRAS: Tienes razón. ¡Pero qué difícil! La aceptación a mi me parece lo más difícil de todo... pero también necesario llegar a ella.
Un saludo.

Sandra... dijo...

Y sí.. que relato tan inteligente! Yo soy de las que aceptan a la vida tal cual se presenta.. y todo me parece bueno (claro, a veces nos da la vida cada revés, pero bueno, a levantarse y a seguir!!)
Hermoso post Raquel, un beso♥♥

Miguel Angel dijo...

Gracias Raquel, me alegro mucho que te gusten las puestas de sol, aqui en Menorca es facil ver cielos espectaculares, solo es cuestion de estar atento.
Un saludo
MA

Miguel Angel dijo...

Popr cierto me ha gustado tu relato del bebé, aceptar las cosas sin cuestionar nada, es de gran maestria.
Buen relato, saludos
MA

Hada Saltarina dijo...

Muy difícil de aceptar pero... ¡¡¡cierto!!!

Un beso

Natacha dijo...

Rquel, hay que ser muy maduro y muy listo para llegar a estos niveles de aceptación, que, sin duda, proporcionan paz a mares.
un beso, preciosa. Me gustó mucho la historia.
Natacha.

Sandra... dijo...

Un beso para vos Raquel, que pases un lindo fin de semana♥♥

Mamen dijo...

Un blog donde cuentas cosas muy profundas y bonitas;))) te enlazo y si quieres estás invitada a pasar por el mío:)))

Un bessoooteeee¡¡

el piano huérfano dijo...

magnifica relflexion, solo si aceptamos podemos sentir la plenitud de cambiar cosas, primero hay que aceptar si no aceptamos solo luchamos...

un gran abrzo
y gracias por la enseñanza

Nerina Thomas dijo...

Muy linda enseñanza. Bello tu blog, estoy en el mismo camino. Gracias a Dios que pude despertarme !!un cariño

Sol y Luna dijo...

hola Raquel, linda enseñanza, nada es casual sino causal.Te espero en mi casa para que tomes una postal de navidad. Un beso Sol y Luna. http://sietesolyluna.blogspot.com
PD. me encantan los angeles.

Raquel dijo...

Mamen: Bienvenida, me alegro de que te haya gustado el blog, será un placer tenerte por aquí cada vez que quieras.
Saludos.


PIANO HUERFANO: Tienes razón primero es la aceptación, sólo desde la aceptación y el amor se pueden realmente cambiar las cosas.
Un saludo

Raquel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raquel dijo...

Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios. Besos.

Mira_azevedo dijo...

Ola,
Me a gustado tu relato.
Aceptación es la mejor defensa del corazón, el mayor bien del amor, y la manera más fácil de seguir creyendo en tí y en los demás.
Un abrazo

Wagner Marques dijo...

mui bon!